UN TERMÓMETRO PARA MEDIR LA TEMPERATURA DE LOS DINOSAURIOS. (comentado)

El estudio se hizo con fósiles de saurópodos, como el que muestra esta recreación. | R. Hawley.

El estudio se hizo con fósiles de saurópodos, como el que muestra esta recreación. | R. Hawley.

Desde que los primeros esqueletos fueron descubiertos en el s. XIX, los dinosaurios han fascinado a los humanos. A pesar de que se han encontrado abundantes restos, la antigüedad de los fósiles de estas criaturas gigantes, que se extinguieron hace unos 65 millones de años, dificulta averiguar con precisión cómo eran estos animales.

A partir del análisis de los fósiles se han elaborado numerosas teorías sobre su ecología así como reconstrucciones de su aspecto que han sido utilizadas en películas de ciencia ficción y que han popularizado aún más a estos animales. Sin embargo, las nuevas técnicas científicas están permitiendo averiguar datos impensables hace unos años, como su temperatura corporal.

Un equipo de científicos de EEUU y Alemania asegura haber calculado por primera vez la temperatura de varios ejemplares de saurópodos (gigantes herbívoros de largos cuellos y largas colas, considerados los animales de mayor tamaño que han pisado la Tierra). Según explican esta semana en la revista ‘Science Express’, el ‘termómetro’ osciló entre los 36º y los 38º C. Es decir, su temperatura corporal era similar a la de los mamíferos y pájaros actuales y sensiblemente mayor a la de los reptiles.

Pero ¿cómo es posible averiguar la temperatura de un animal que murió hace 150 millones de años? Los investigadores aseguran haberlo logrado aplicando una técnica que mide la concentración de dos isótopos en un mineral que forma parte de los huesos y el esmalte dental.

 

La técnica

Los investigadores analizaron 13piezas dentales pertenecientes a ejemplares de saurópodos de las especies ‘Brachiosaurus brancai’ y ‘Camarasaurus’ desenterrados en yacimientos de Tanzania y EEUU (en concreto, en Wyoming y Oklahoma).Vivieron a finales del Jurásico (hace aproximadamente 150 millones de años).

De los 13 dientes sólo siete estaban lo suficientemente bien conservados para emplearlos en este estudio. Y es que conseguir fósiles en buen estado fue uno de los mayores retos de esta investigación, llevada a cabo por científicos del Instituto de Tecnología de California (Caltech) y de la Universidad de Bonn, en Alemania.

La técnica mide las concentraciones de dos isótopos (carbono-13 y oxígeno-18) en el mineral bioapatita. La frecuencia con la que estos isótopos se agrupan depende de la temperatura. A menor temperatura, más tienden a unirse estos dos isótopos. Así, observar la reacción de estos isótopos es una vía directa para determinar la temperatura del entorno en el que se formó el mineral (en este caso, el interior del dinosaurio), según se recoge en el estudio.

Una de las piezas dentales analizadas en este estudio. Thomas Tütken.

El paleontólogo Luis Alcalá, director de Dinópolis, explica que los investigadores ha aplicado al caso concreto de los dinosaurios un método desarrollado hace cinco años por un equipo estadounidense. Se trata de un ‘paleotermómetro’ basado en un equilibrio isotópico homogéneo que no precisa del conocimiento previo de la composición isotópica del agua implicada en la formación de minerales carbonatados, un dato imprescindible en métodos similares utilizados hasta entonces.

Ahora, los investigadores han intentado determinar la temperatura del ‘ambiente’ en el que se formó el componente carbonatado del apatito que integra el esmalte de sus dientes: “Este ‘ambiente’ está representado por las condiciones del interior de los huesos en los que se formaron los dientes, por lo que la temperatura obtenida correspondería a la temperatura corporal de los dinosaurios (o, al menos, de sus cabezas)”, explica el director de Dinópolis.

 

Piezas dentales de saurópodos

La temperatura estimada para el ‘Brachiosaurus brancai’ (que podía alcanzar los 20 metros de altura y un peso de 15 toneladas) fue de 38,2º C. El análisis de los dientes de ‘Camarasaurus’ (de hasta 23 metros y 40 toneladas de peso) reveló que su temperatura era de unos 35,7ºC. El margen de error, aseguran los investigadores es de sólo 1 o 2ºC.

Luis Alcalá cree que “el artículo presenta una línea de trabajo muy interesante, si bien el tamaño francamente reducido de la muestra estudiada y la escasa caracterización de los avatares experimentados por la misma durante los 150 millones de años que estuvo enterrada en el sustrato -y que podrían haber afectado al resultado de los análisis- permiten suponer que los editores de tan exigente revista han sido bien generosos al publicarlo en un estadio tan inicial de la investigación”, afirma a ELMUNDO.es.

 

Regular la temperatura

“Los autores concluyen que sus resultados apoyan la conocida hipótesis de que los grandes dinosaurios saurópodos desarrollaron un ritmo metabólico elevado para alcanzar rápidamente su tamaño gigantesco pero añaden que, posteriormente, algunas adaptaciones serían responsables de evitar temperaturas corporales excesivamente elevadas”, explica Luis Alcalá.

Y es que, debido a su gran tamaño, es probable que los dinosaurios pudieran retener el calor en su cuerpo de forma mucho más eficiente que otros mamíferos más pequeños, como los humanos (un fenómeno que se conoce como gigantotermia). Por ello, John Eiler, coautor del estudio, afirma que incluso en el caso de que los dinosaurios fueran animales de sangre fría, en el sentido de que dependieran de su entorno para conseguir calor, habrían tenido temperaturas corporales altas.

Sin embargo, las temperaturas obtenidas en este estudio (entre 36º y 38º C) son más bajas de lo que habían sugerido otros modelos científicos que se basaban en la teoría de que el gran cuerpo de los dinosaurios les ayudaba a retener el calor.

Los investigadores desconocen las adaptaciones que permitieron mantener su temperatura entre 36º y 38º C aunque apuntan algunas posibilidades, como que los adultos tuvieran un ritmo metabólico más bajo que redujera su temperatura Asimismo, podrían haber contado con un sistema que disipase el calor, o bien, que pudieran expulsar calor a través de su cuello y cola.

Para intentar aclarar estos interrogantes, el siguiente paso será medir la temperatura corporal de dinosaurios más jóvenes y de menor tamaño con el objetivo de determinar si, efectivamente, su enorme tamaño les permitía mantener el calor. Además, extenderán su estudio a otras especies de vertebrados extintos. Conocer la temperatura corporal de estas especies ya desaparecidas, aseguran los investigadores, permitirá a los científicos averiguar más datos sobre la evolución de los mamíferos y aves modernos.

FONTE: El mondo
http://www.elmundo.es/elmundo/2011/06/23/ciencia/1308831979.html

.

Resenha do autor

Coincidentemente abordei essa questão com certa ênfase esta semana ao discutir e pontuar certos conceitos a respeito do metabolismo dos dinossauros e sua relação com as aves ( DINOSSAUROS EVOLUÍDOS (com resenha) – https://netnature.wordpress.com/2011/06/23/dinossauros-evoluidos-com-resenha/).

Essa nova técnica popularmente chamada de paleotermometro baseado nos isótopos de bioapatita tem mostrado que os dinossauros possivelmente tenham temperaturas típicas de animais de sangue quente, chamada tecnicamente de Homotermia.

Foi encontrado agora uma nova tecnologia que permite encontrar nos isótopos dos animais mortos resquícios de sua conformação fisiológica e metabólica. Este tipo de técnica pode nos fornecer respostas a respeito da reorganização taxonômica entre dinossauros e aves.

Scritto da Rossetti

Palavras chave: Rossetti, Netnature, Homeotermia, Paleotermometro, Dinossauros, Isotopos

Deixe uma resposta

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s